El Cristo Redentor ¨cerró ¨ los brazos en un abrazo simbólico a Río de Janeiro, en la noche del último miércoles.

El efecto, la ilusión óptica provocada por proyección de luces e imágenes, como parte de la campaña contra la explotación sexual y la violencia contra los niños.

Para simular el abrazo el cineasta Fernando Salis, usó ocho proyectores. Con la música de ” Bachianas Brasileiras nª 7″ de Villa Lobos, con animación en 3D, la estatua parece cerrar lo brazos.

¡Lo que puede la tecnología!!